martes, 23 de enero de 2018

La Sequía no es algo extraordinario

Un suceso es extraordinario por dos posibles razones, o por su magnitud o por su frecuencia.

Extraordinario implica que es muy difícil encontrar algo similar. Esto es, extraordinario, es algo grandísimo o bien algo que no ocurre nunca.
Ante una situación grave inesperada se toman medidas extraordinarias. Los desastres naturales son causa de adopción de medidas excepcionales, extraordinarias.

La normativa, la costumbre y el discurso de los responsables hablan de medidas extraordinarias como mecanismo para paliar los costes, las pérdidas, las consecuencias de la sequía. Así, seguimos considerando la situación de déficit hídrico instalado como una anomalía, tomando como referencia unos registros históricos de los que tenemos que valorar su vigencia.

Existe ya un error estructural de definición de la situación. La sequía ha llegado para quedarse, todos los estudios, informes y predicciones así lo acreditan. Tenemos que ser conscientes que el recurso más valioso, el agua, va a ser cada vez más deficitario.

Con una mano se trata de paliar la extrema situación de los que su vida depende de lo que cae del cielo, y con la otra se sigue hablando de ampliar el número de hectáreas en regadío, de duplicar el número de plazas hoteleras en la costa (véase el último acuerdo de pleno del ayuntamiento de Almonte respecto Matalascañas). Vuelve el modelo que nos lleva al desastre: producir mucho y barato, la construcción como sector base de la economía.
Resultado de imagen de sequia extraordinaria

Mientras los sensatos hablan de cambios en el tipo de cultivo porque hay comarcas enteras que no van a poder seguir soportando el tipo de cultivo que hay hoy, mientras queda demostrado que la masificación del turismo exprime el territorio y su gente, las supuestas soluciones que se adoptan en materia de agua son torpes y estúpidas huidas hacia adelante. Espejismos en el camino que reparten miseria.

Tenemos que acostumbrarnos a que lo sucedido en 2016, en 2017 no es extraordinario, es lo que tenemos que aprender a considerar normal. Eso implica modificar de manera sustancial nuestro uso de los recursos hídricos, actualmente explotados muy por encima de su capacidad de recuperación. 

Es cuestión de simple matemática saber la fecha de su agotamiento. Lo mismo, valga el chiste malo, cuando llegue el momento, podremos echarle la culpa a los aritméticos.